Saltar al contenido

¿Qué es y cómo se diagnostica la balanitis?

Las enfermedades de transmisión sexual están cada vez más presentes dentro de la vida de muchos, y es que gran parte de la población mundial masculina no posee los cuidados necesarios para evitar este tipo de problemas. Es por eso que debemos estar precavidos a la hora de saber de todos los tipos de ETS para tener un mayor control sobre una vida íntima saludable.

En Sdsalud sabemos que tu sexualidad no debe ser tomada a la ligera, en virtud de ello nos hemos visto en la obligación de hacer una recopilación breve de la información más relevante acerca de la balanitis, cuáles son sus causas, consecuencias y posibles tratamientos:

¿Qué es?

Es una enfermedad que se le acuña al enrojecimiento e inflamación del glande, sin embargo, se puede hacer referencia a la inflamación del clítoris pero de manera menos frecuente. Suele ser contagiosa cuando una de las dos personas ya ha presentado esta infección. 

El glande es la proporción final del cuerpo del pene, es la parte más sensible y sobresaliente del miembro, por ende, está expuesta a cualquier tipo de enfermedades, mucho más que los testículos y la estructura del pene. Se le considera una enfermedad verdaderamente frecuente ya que afecta a 15% de la población masculina mundial.

¿Cuales son las causas de la Balanitis?

  • Mala higiene: es uno de los factores más comunes ya que cuando no se realiza una higiene corporal correcta, los microorganismos de la flora genital pueden comportarse como patógenos irritativos. Aunque, el uso de ciertos jabones puede ser un factor para causar dicha infección.
  • Adherencias del prepucio: la esclerosis prepucial es otro de los factores para su desarrollo, ya que el factor fimótico hace que el prepucio se deslice de la manera correcta y no pueda hacerse una higiene adecuada.
  • Hipersensibilidad: esto es debido a la hipersensibilidad postcoital, le suelen ocurrir a ciertas personas, cuando llegan al coito el glande sufre una sensibilidad extrema, que hace que el glande se inflame y termine convirtiéndose en una balanitis.
  • Zonas húmedas: la humedad es peligrosa para el glande, ya que puede traer consigo agentes bacterianos y convertir la zona del glande en el sitio adecuado para el desarrollo de esta infección.
  • Factores aislantes: Existen dos tipos de enfermedad que pueden desarrollarla la cuales son la diabetes y el VIH

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

  • Enrojecimiento de la zona con dolor.
  • Secreción uretral (hay veces que vienen acompañadas de mal olor)
  • Aparición de llagas en el glande.
  • Una fimosis, es decir, no contraer el prepucio como es debido.
  • Dolor al orinar.

Factores de riesgo

Las causas pueden ser preponderantes, por ejemplo, causar un tipo de diabetes llamada mellitus. Sin embargo, hay otros 3 factores más que también son de preocupación los cuales son: inmunosupresión, cáncer de pene y relaciones sexuales de riesgo.

En líneas generales, el tener sexo sin ningún tipo de protección o con una pareja sexual promiscua puede ponerte en riesgo ante las posibilidades de contraer la enfermedad.

Preguntas frecuentes

¿Cuándo debo asistir al médico?

Lo recomendable es que te hagas un examen físico y si ves una inflamación o enrojecimiento en el glande, ya es una advertencia. También, cuando veas vejigas o verrugas en tu pene, ya es una ocasión importante para que asistas al médico.

¿Cuáles son los tipos de balanitis?

  • Candidiásica: es aquella producida por una erupción en el glande que puede doler y picar o ambas a la vez.
  • Por bacterias: la principal es producida por una bacteria llamada anaerobios, que produce mal olor. Y aquella llamada aerobios, que produce edemas y fisuras en el glande.
  • Por Herpes: aquí varían ya que existen 3 maneras, la primera es:
  • Primoinfección: es aquella que tras un periodo entre 2 a 14 días, empiezan aparecer úlceras que se convierten en costras.
  • Primer episodio no primario: sucede cuando el área se infecta de una manera limitada y su proceso de realización es rápida.
  • Infecciones recurrentes: son aquellas que van y vienen, es decir, son recurrentes, pero su dolor es un poco menor que el primero.
  • Liquen escleroso: aquí se producen placas en el glande que afectan en el prepucio y se pueden terminar en desarrollar en vesículas hemorrágicas.
  • Circinada: es la que se asocia con otras patologías tales como la artritis reactiva y uveitis o llamada médicamente como síndrome de reiter.
  • Lesiones premalignas: Es la que se terminan por desarrollar en un cáncer invasivo. Inclusive existen dos premalignas las cuales son; eritroplasia de Queyrat y la enfermedad de Bowen.
  • De Zoon: es aquella que se presentan en varones de edad avanzada o mejor dicho, la tercera edad.
  • Alérgica: es aquella que es producida por agentes químicos, es decir, jabones de baño, jabones de uso íntimo, látex, entre otros.
  • Por fármacos: sucede cuando el paciente sufre de alguna reacción alérgica hacia un medicamento en específico.

¿Qué tratamiento debo seguir?

Debes procurar mantener el higiene idóneo en tu zona íntima utilizando agua y jabón diariamente y por supuesto mantener el área seca. Si en su debido caso existe la sospecha de una infección bacteriana, puedes recurrir a aplicar una pomada acompañada de tratamientos sistémicos.

También existen tratamientos para cada tipo de infección en específico, los cuales son los siguientes:

  • Tratamiento por candidiasis: se puede recurrir a cremas con alto contenido en antifúngicos, como por ejemplo, el Clotrimazol o Miconazol. Hay que acotar que debe usarse en parejas, si llegan a ser casados o tienen una relación monógama.
  • Tratamiento por aerobios y anaerobios: aquí lo fundamental es el uso de antibióticos. Para los anaerobios se puede usar, el Metronidazol y para los aerobios la Eritromicina.
  • Tratamiento por herpes: se usan medicamentos antiherpéticos, como el famciclovir, aunado a eso, si es muy recurrente se receta un tratamiento supresor por un año.
  • Tratamiento por liquen escleroso: lo primordial es uso de corticoides tópicos, hasta que las vejigas o verrugas se desaparezcan.
  • Tratamiento por circinada: se usan corticoides tópicos, en casos especiales, con tratamientos en específicos si llegan a tener una advertencia de ETS.
  • Fármacos: en caso de haber usado un medicamento y éste produjo la infección, se debe eliminar por completo el consumo de dicha medicina.
  • Tratamientos alérgicos: consiste en eliminar lo que produce la alergia, sea el jabón, el látex, entre otros. Usar algún ungüento para refrescar la piel sensible.

¿Esto afecta mi vida sexual?

Sí, bien seas tú el contagiado o sea la otra persona siempre condiciona la vida y frecuencia sexual de ambos. Tener relaciones con balanitis resulta doloroso en la mayoría de los casos, podrías no tener erecciones o sufrir de algún tipo de hemorragia.

Para prevenir la enfermedad es necesario el uso de preservativos es fundamental para cualquier ITS, la higiene y no tener una vida sexual promiscua.

¿Puede ocurrir en niños?

Sí, en los niños se produce y es muy frecuente, en el prepucio y el glande de los niños están predispuestos a desarrollarse este tipo de problemas. Inclusive cuando en niños se presenta con infección se le recurre al nombre de balanopostitis,

Muchos padres poseen la falsa creencia de que se debe llevar a cabo la circuncisión en niños para prevenir este tipo de afecciones, sin embargo, con un seguimiento constante sobre la higiene del pequeño y la correcta educación sexual se puede prevenir la balanitis y cualquier otro tipo de infecciones genitales a futuro. Por ende, la circuncisión no es necesaria.