Saltar al contenido

¿Hasta qué edad crece el pene?

El órgano sexual masculino, el pene sufre diversos cambios a lo largo de su vida y va cambiando su tamaño y funcionalidad con la edad. Es una preocupación que el hombre sufre desde muy joven o hasta la llamada tercera edad. El tamaño del pene puede convertirse en una seria preocupación que ataque desde la autoestima, pasando por la salud física y mental si no es abordado correctamente y con profesionalismo y seriedad.

ℹ️ El miembro masculino comienza a experimentar cambios importantes entre los 13 y los 16 años de edad

Las inquietudes relacionadas al tamaño del pene por lo general, están relacionadas con la ignorancia y por las dudas que no se logran satisfacer  en forma asertiva y a tiempo, pues vivir con estas dudas y tergiversaciones de la verdad, se puede volver en nuestra contra y quizá esto sea más simple de resolver de lo que te has planteado. Una de las interrogantes más frecuentes para el hombre suele ser ¿hasta qué edad crece el pene?

ℹ️ Entre los 19 y 21 años, alcanza su máximo definitivo.

El cuerpo del hombre alcanza su desarrollo entre los 19 y 21 años de edad, aproximadamente y es a esa edad cuando el miembro alcanza su tamaño definitivo. Sin embargo esta edad puede variar dependiendo de otros muchos factores asociados al desarrollo general de la persona. El miembro masculino comienza a experimentar cambios importantes entre los 13 y los 16 años de edad, edad en la que el pene incrementa considerablemente su tamaño debido a la elevada producción hormonal.

¿El tamaño del pene importa?

Una de las preocupaciones más frecuentes que tienen todos  los hombres, es sin duda el tamaño de su pene en función de que estos parecieran querer asociar la virilidad con las dimensiones del mismo. Mucho se ha dicho y se ha discutido sobre este tema y pese a que los expertos coinciden en afirmar que el tamaño no es relevante para el aspecto funcional y el disfrute del acto sexual, esta inquietud persiste, sobre todo en aquellos más jóvenes para quienes el tema sexual, representa una gran preocupación y una gran expectativa, por la forma como lograran desempeñarse en este ámbito.

El factor que mayor preocupación genera en los jóvenes en relación a las dimensiones de su pene,  es la búsqueda de la aceptación del sexo femenino y la reafirmación de su ser masculino, frente al placer y disfrute sexual. Mucha responsabilidad frente a este problema lo tienen los medios de comunicación quienes presentan como   los mejores dotados a aquellos hombres cuyos penes poseen dimensiones fuera de la realidad que muchas veces son agrandados con efectos especiales para fines comerciales.

¿Pero, realmente disfrutan más aquellos hombres cuyos penes son de mayor tamaño? No, en realidad el tamaño no guarda relación alguna con la función que cumple, y muchas veces el tamaño que exhibe en estado de reposo, no es proporcional al que alcanza durante una erección. Lo verdaderamente importante en cuanto a este órgano es su capacidad de estar erecto el tiempo suficiente para realizar cabalmente el acto sexual y disfrutar y satisfacer a su pareja.

¿Cuánto mide un pene normal?

Estudios recientes se han enfocado a determinar cuál es el promedio estándar en las dimensiones del pene: ancho y largo. Según estos estudios, el largo promedio de un pene en reposo es de 9,16 cm; y en de uno, que se encuentra en reposo, pero que ha sido estirado es de 13,24 cm. En términos de grosor, tenemos que el rango promedio para de su diámetro se sitúa entre 3,5 cm y 4,31 cm.

En el caso, de los penes erectos, se ha definido que su longitud promedio se ubica en 13,12 centímetros. En estos casos, el grosor se ubica entre 4 cm y 5,5 cm.

Desde el punto de vista médico se considera justificable una intervención para aquellos pacientes cuyo pene en estado de flacidez es inferior a 7.5 cm. Por eso, si tu pene en estado de flacidez está por encima de los 9 cm, no tienes de que preocuparte, ya que esto constituye un tamaño saludable y función que te permitirán alcanzar un perfecto acoplamiento con tu pareja sexual.

Es importante resaltar que el punto G, en la mayoría de las mujeres está ubicado a tan sólo 5 cm de la entrada del canal vaginal, es decir, un hombre con un pene promedio está apto para satisfacer las necesidades de su pareja.

¿La masturbación afecta el crecimiento del pene?

Uno de los grandes mitos que se presentan en torno al órgano masculino es el efecto de la masturbación en su crecimiento, y es probable que esto fuera una aseveración generalizada con el propósito de intimidar a aquellos, que en su etapa adolescente abusan de la estimulación manual de sus partes.

La masturbación no está asociada a los factores  que determinan el crecimiento de tu órgano, de hecho, para los hombres la eyaculación es necesaria, y constituye un mecanismo de liberación para el semen acumulado en el testículo, el cual al sobrepasar la capacidad de retención de la estructura puede llegar a causar una sensación dolorosa en la zona.

En general, es la genética del individuo la que define la forma, el tamaño y el grosor del mismo, y sobre este factor no podemos ejercer control, pese a que se han desarrollado técnicas para estimular el crecimiento, como lo es el método Jelqing.

¿Puedo hacer que mi pene crezca?

Aunque la genética de tu cuerpo limita el fenotipo, o imagen externa que exhibe tu miembro, lo cierto es que puedes realizar un conjunto de técnicas que si se efectúan con frecuencia durante el periodo de desarrollo, pueden surtir efectos de agrandamiento.

La técnica Jelqing es de origen árabe, la cual fue popularizada en los Estados Unidos en la década de los 70, ya que los hombres pudieron observar cambios tras su implementación. Ha sido definida como una técnica de ordenamiento, que si es efectuada en forma constante y correcta, logras incrementar el tamaño y grosor de tu pene.

En este punto, nuevamente la pregunta ¿hasta que edad crece el pene? Debe estar rondando tu mente, y la preocupación de haber rebasado la edad máxima en la que este conjunto de ejercicios surtirá efecto. En general no debes preocuparte, y aunque este método es más efectivo en aquellos hombres que atraviesan la pubertad, lo cierto es que a cualquier edad puedes implementar estos ejercicios de crecimiento.

Es una técnica efectiva para agrandar el pene, capaz de añadir hasta 5 cm de longitud y 2 cm de grosor. Se trata de un método que funciona, pues consiste en aumentar la cantidad de sangre dentro del pene, para así aumentar el tamaño de los cuerpos cavernosos, que son los conductos ubicados en el interior del miembro, y que permiten la erección cuando se llenan de sangre; por lo que, al incrementar el diámetro de estos conductos, existe la posibilidad de que al permitir un mayor flujo de sangre, el miembro incremente su volumen.

Algunos expertos aseguran que tras el inicio de las rutinas de crecimiento, luego de 4 semanas empezarás a notar los resultados, y estos serán permanentes. Es muy importante que antes de iniciar la rutina, se efectúe un precalentamiento, para promover la circulación de la sangre, y así evitar lesiones. También es recomendable que emplees algún tipo de lubricante, esto evitará que se irrite.

¿A qué edad deja de crecer el pene?

Aunque muchos desearían que el crecimiento de su órgano sexual se prolongara a lo largo de su vida, lo cierto es que existe una etapa de maduración, en la que el hombre experimenta cambios en todo su cuerpo, a este periodo se le conoce como la pubertad. Por lo tanto, el crecimiento se iniciará entre los 13 y 15 años, y se culminará entre los 21 y 22 años, aunque en aquellos hombres que experimentan maduración tardía, es posible evidenciar cambios pasados los 25 años.

La gran preocupación desarrollada por los caballeros respecto a este tema, viene definida por el temor al rechazo del sexo opuesto, y es que el momento de la intimación sexual constituye un acto que nos deja vulnerables ante el otro, sin embargo, la satisfacción de la otra persona, va a depender de otros elementos de estimulación y desempeño en el acto.

¿Cómo hago que mi pene crezca si he sobrepasado la pubertad?

El crecimiento del pene se inicia, cuando en el hombre, se alteran los niveles hormonales, y se detiene cuando la producción hormonal en su organismo se estabiliza. Aunque la implementación de técnicas correspondientes a la medicina alternativa, podrían ayudar a obtener resultados, lo cierto es que si ya superaste el límite de la edad, estos cambios no serán tan significativos, por lo que se han desarrollado técnicas alternativas, para quienes el tamaño de su miembro representa algo relevante por haberse convertido en un foco de inseguridades.

Un método de engrosamiento alternativo, viene definido por la faloplastia, que consiste en un corte del ligamento suspensorio del pene, que es el que lo mantiene firme y fijo al pubis, y el resultado es el engrosamiento del miembro a lo largo de su tronco sin intervenir el glande. Esto se consigue por una auto inyección de grasa procedente del mismo paciente, o mediante un implante.

Un procedimiento quirúrgico, viene definido por los alargadores de pene, que son equipos médicos que aplican fuerzas de tracción graduales sobre los tejidos del miembro, pero independientemente del procedimiento aplicado, es importante que lo hagas bajo vigilancia de un médico.

El tamaño del pene y el acoplamiento con la pareja

Las dimensiones del pene son motivo de preocupación para muchos hombres, cuando en realidad lo realmente importante es que se acople bien en el conducto de su pareja. Las encuestan revelan que dentro de los atributos que las mujeres más buscan en los hombres, el tamaño del pene no es uno de los factores mencionados.

El tamaño importa, pero depende de la constitución anatómica de cada hombre y de cada mujer que se unirán en un encuentro sexual.

Una vagina pequeña y estrecha, puede sufrir sensaciones dolorosas y nada placenteras con un pene muy grande; si no hay una sincronización entre el tamaño del órgano masculino y el femenino, en lugar de alcanzar placer, lo que se logrará es una experiencia traumática.

¿Por qué entonces tantos hombres insisten en enfocar su atención en el tamaño del pene? Esto quizás este asociado a una necesidad impuesta por el ego, que los hace presa fácil de campañas y ofertas engañosas, que en muchos casos ponen en riesgo la salud de su miembro, y el disfrute del acto.

Muchos hombres insisten en asociar el tamaño con la fecundidad y el placer, sin embargo, los penes de grandes dimensiones resultan por mucho un apéndice inmanejable, por lo tanto pueden entorpecer el alcance del placer, ya que este está más relacionado con la habilidad que con la dimensión del miembro. Por otra parte, la fecundidad es responsabilidad de los testículos, que es donde se almacenan las células sexuales masculinas. Lograr mejores habilidades para su propio disfrute y el de su compañera debería ser el objetivo en el que se concentren los caballeros más que en lograr algunos centímetros mas o menos.