Saltar al contenido

Infecciones de transmisión sexual, qué son y cómo tratarlas

infecciones de transmisión sexual

Para el ser humano, la sexualidad es una parte muy importante de su estilo y su forma de vida. Desde antes de que llegásemos a ser lo que somos hoy en día, no sólo como personas, sino también como sociedad, el sexo era una parte que no solo era relevante para nuestra formación y reproducción, sino que también era una parte instintiva de nuestra propia naturaleza. No en balde nuestros ancestros eran capaces de consumar el acto solo por instinto, en épocas en que no había información sobre estos temas. El ser humano está diseñado para trabajar de esta forma, y no es mentira si afirmamos que muchas de las mayores cosas que el hombre ha hecho, han tenido que ver con la idea de conseguir el favor de una mujer y llegar a este punto.

No obstante, hay momentos en los que las precauciones tomadas resultan no ser suficientes, y se ven casos de hombres y mujeres que son infectados con diversas enfermedades que se transmiten utilizando como medio principal el sexo. Las infecciones de transmisión sexual cada día afectan a más personas, y se vuelven cada vez más numerosas y fuertes. En este post descubriremos cuáles son las más comunes,  cómo actúan y también como tratarlas, con el fin de tener una mayor información cuando llegue el momento.

Hablemos del cuerpo humano y la necesidad de sexo

El cuerpo humano, y también la mente, se han regido desde tiempos inmemoriales por la necesidad de llegar a tener sexo. En culturas antiguas, como la griega, la romana, la babilonia y muchas otras, se ha investigado y descubierto que estas personas sentían una gran devoción por el sexo. No solo por practicarlo, sino también por innovar, por disfrutar más y por sentir el mayor placer.

El hombre siempre se encuentra más ligado al sexo, o al menos es lo que se piensa, porque si bien se dice que la mujer y el hombre pueden pensar en esto una cantidad igual de veces por día, los hombres serán más dados a manifestarlo y buscarlo que las mujeres. Aun así, esta necesidad se encuentra tanto en hombres como en mujeres. Un dato que parece demostrar esto es el hecho de que el primer vibrador inventado haya sido fabricado por la misma Cleopatra; quien tomaba calabazas huecas y las llenaba de abejas vivas, la cerraba y las agitaba para luego disponerse a disfrutar.

infecciones de transmisión sexual

La necesidad de sexo en esta época es cada vez mayor, tanto por la mayor cantidad de información sobre el tema, como por el hecho de que a los más jóvenes se les bombardea frecuentemente con imágenes que atraen a pensar en esto. Cada día se inicia la vida sexual a una edad menor, y es en muchos de estos casos en que, al no estar completamente preparados y tomar las precauciones necesarias, los jóvenes, y muchos adultos, pueden llegar a contraer este tipo de infecciones que se dan por la realización del acto sexual.

Qué son las infecciones de transmisión sexual

Bien, como su nombre o indica, estas son infecciones o enfermedades que se transmiten de un cuerpo a otro mediante la realización sin protección del acto sexual. Pueden ser producto de más de treinta tipos de bacterias o parásitos, que se cuelan en el organismo por medio de los conductos que se encuentran en los genitales. Algunas de estas suelen afectar únicamente al área genital, pero otras siguen su camino en dirección al resto del cuerpo.

infecciones de transmisión sexual

Los efectos de las infecciones de transmisión sexual afectan a hombres y mujeres por igual, pero en muchos casos, los problemas de salud que provocan estas en las mujeres suelen ser mucho  más fuertes que los provocados en los hombres. Aunado a esto, una mujer embarazada que adquiera una ETS (Enfermedad por Transmisión Sexual) correrá el riesgo de causar un gran daño al bebé que gesta.

Los antibióticos pueden tratar las infecciones de transmisión sexual que son causadas por las bacterias y hongos, pero no hay cura todavía para las que son causadas por los virus. No obstante, los medicamentos pueden ayudar a mantener la ETS bajo control.

Los preservativos pueden reducir enormemente, más no eliminar por completo, la posibilidad de adquirir una ETS. El método más efectivo para evitar estas infecciones es la completa abstinencia de las relaciones sexuales, bien sean anales, orales o vaginales.

Cuáles son los síntomas más asociados a las ETS

infecciones de transmisión sexual

Dependiendo del tipo de enfermedad que se adquiera, los síntomas relacionados a esta pueden ser unos u otros. Cada infección varía en los síntomas característicos, pero existen algunos que parecen ser comunes en varias de estas infecciones. Estos son:

  • Lastimaduras en la zona genital, que pueden presentarse con o sin dolor.
  • Secreciones de pus en los genitales, bien sea vagina o pene, y también por el ano.
  • Fuerte ardor al orinar.
  • Dolor que puede variar de intensidad en la parte baja del abdomen.
  • Verrugas genitales.
  • Flujo genital o anal diferente al habitual.
  • Lesiones en la boca o manchas en la piel.

Cabe destacar que pueden existir otros síntomas que pueden ser más o menos graves, y estar relacionados con diversas enfermedades. Esta es una lista de los síntomas más comunes, pero pueden existir otros propios de la enfermedad en cuestión. Ante cualquiera de estos síntomas debe consultarse inmediatamente a su médico.

Las ETS más conocidas

Anteriormente, en el momento en que estas infecciones de transmisión comenzaban a conocerse y a propagarse, se conocían cinco de ellas que eran denominadas como ETS clásicas. Estas eran:

  • Gonorrea: Se trata de una infección sexual producida por la bacteria Nisseria gonorrhoeae. Es transmitida por la realización del acto sexual sin protección. No es necesaria la eyaculación de ninguna de las dos partes para que esta se dé; el simple contacto con la boca, el pene, la vagina o el ano de una persona infectada es suficiente para contraerla.
  • Sífilis: Esta es una infección producida por una bacteria denominada Treponema pallidum. Se contagia por medio de relaciones sexuales con una persona infectada, y si no se trata en sus inicios se cronifica.Se cura fácilmente con penicilina inyectada de forma intramuscular, y no deja secuelas salvo en las últimas fases, que son realmente raras de ver.
  • Chancro: Nuevamente, es una enfermedad que se contagia mediante el contacto sexual con personas infectadas. Entre las infecciones de transmisión sexual, esta es una infección bacterial que causa llagas o úlceras (piel abierta o lesiones) en las áreas genitales (pene o vagina).Se transmite por medio del contacto sexual de piel a piel con laceraciones o úlceras. En otras palabras, el contacto sexual de piel con heridas abiertas. También puede transmitirse por inoculación cuando se hace contacto con el líquido del pus de una úlcera.Es una enfermedad fácilmente tratable, pues se cura con antibióticos si se toman una vez iniciada la infección. Si se toma correctamente el tratamiento lo más seguro es que la medicina mate la bacteria y la persona ya no sea contagiosa. Es importante tomarse los antibióticos al principio de la enfermedad, aunque el paciente se sienta bien. Si se padece de esta infección, no debe de tocar las áreas infectadas con úlceras para no autoinocularse y pasar la enfermedad a otras áreas del cuerpo.

Estas son enfermedades más comunes y de fácil tratamiento. Existen algunas más difíciles de tratar, tales como:

VPH (Virus de papiloma humano): es un grupo de virus muy parecidos entre sí. Pueden causar verrugas en diferentes partes del cuerpo. Existen más de 200 tipos de esta misma enfermedad, y cerca de 40 de ellos afectan los genitales. Algunos de ellos pueden ponerte en riesgo de desarrollar un cáncer.

Existen dos categorías de VPH que se transmiten vía sexual. El VPH de bajo riesgo causa verrugas en diferentes áreas del cuerpo, mientras el VPH de alto riesgo puede llevarte a desarrollar cáncer.

El uso correcto del preservativo de látex, reduce grandemente, aunque no elimina por completo, el riesgo de contraer y contagiar esta enfermedad. Al igual que con las demás enfermedades, la mejor forma de evitarla es la total abstinencia de sexo oral, anal o vaginal.

Herpes genital: Es una de las más conocidas infecciones de transmisión sexual causada por el virus del herpes simple. Puede ocasionar llagas en los genitales, nalgas, recto y muslos.

A los síntomas se les llaman comúnmente brotes. Las llagas aparecen normalmente cerca de donde el virus ingresó al cuerpo. Las llagas son ampollas que, una vez que crecen, se rompen y se vuelven dolorosas. No existe cura, como con las infecciones transmitidas por virus. Sin embargo, los medicamentos pueden ayudar a reducir los brotes y el uso correcto de los condones de látex pueden reducir, pero no eliminar el riesgo de contagiar el herpes genital.

VIH SIDA: Se conoce como virus de inmunodeficiencia humana. Este virus daña el sistema inmunitario mediante la destrucción de los glóbulos blancos que combaten las infecciones. Esto pone al paciente en riesgo de contraer varias enfermedades graves, inclusive cáncer.

El SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es la etapa final de la enfermedad del VIH. No todas las personas infectadas con VIH desarrollan SIDA.

Esta enfermedad actualmente no posee cura, así que los riesgos para evitar contagiarla es no tener relaciones sexuales, limitar el número de parejas sexuales, no compartir agujas o condones y utilizar los condones de manera correcta al tener relaciones sexuales.